Mi experiencia ha sido a lo largo de los años bastante frustrante, durante años intente sin éxito usarlo, primero quiero aclarar que no era por odiar al tío Bill (Bill Gates) o a su sistema operativo que lo intentaba, mis necesidades estaban mas que satisfechas con Windows . Lo que me motivaba tampoco ha sido toda la palabrería de la libertad, que por cierto en realidad es mentira, ya contarte porque, sino que mi motivación pura y estrictamente curiosidad técnica.

La primera vez que instale un Linux fue allá por el 99 o 2000, mi primer Linux fue un Red Hat 6.22, lo cual termino en tragedia. Lo instale todo bárbaro, pero cuando va arrancar el entorno gráfico simplemente da un error de esos incomprensibles tipo la ventanita azul de Windows solo que en negro y ahí se queda, después de algunas consultas con «expertos» resulta que la maquina era demasiado nueva y que la tarjeta gráfica no era soportada aun.

Bueno entonces a desinstalar e instalar Windows, mas fácil decirlo que hacerlo… yo le habia dado participar automáticamente, con el disco hizo lo que quiso, cuando iba a eliminar la partición principal me decía que no se podía porque tenia particiones lógicas, bien a borrar las particiones lógicas entonces, las intento borrar pero me dice que no tiene, voy a borrar la partición y me dice que de nuevo lo del principio, ahí quedo atrapado en un bucle infinito y estupido, tanto con el fdisk de DOS como con los particionadores del instalador de Linux, solo pude borrar la particion swap que habia creado que por suerte era de 1.8Gb (que lo había hecho automático) y allí instale Windows.

Dos meses pase para desterrar al pingüino, lo único que lo saco fue una copia de Windows 2000 Pro Beta que me prestaron que venia en una revista de pc users, y el que me la presto me dijo, si con el particionador del 2000 no lo sacaba que comprara un disco duro nuevo, pero no me di por vencido, el RH 6.22 no funciono probé la siguiente versión también de Red Hat 7.0 o 7.1 , no recuerdo bien, con resultados similares en cuanto al vídeo.

Algún par de años mas tarde volví a intentar con otros Linux, Conectiva, Suse y mas tarde con Red Hat 9, estos dos últimos ya soportaban bien el vídeo, pero ahí empezaba otro problema «Módem telefónico»… infranqueable, sin espacio para 2 sistemas instalados tenia que elegir.

Un sistema sin conexión a internet no me servía de nada así que ganaba Microsoft de nuevo. Posteriormente cuando aumente la capacidad de la maquina aumentando los discos duros pero ya mi maquina era poca cosa para correr Linux, que por experiencia siempre me habia parecido mas lento que Windows, mentira que Linux corre en 386 dado que una linea de comandos no sirve para uso diario en el siglo XXI que seria lo que se puede correr en un 386 y la verdad con suerte de que sirva para algo mas que para aumentar la factura de luz.

Hasta que cambie de maquina en 2007 a un Core 2 Duo  de 2.2Ghz x 2 con 2Gb de ram, con eso no iba a tener problemas con Linux ¿verdad? que error!!!, no podia estar mas equivocado.

Para esta nueva cruzada, el pingüino escogido fue Ubuntu pero el problema es que mi tarjeta de vídeo, una SIS era incompatible con Linux (nuevamente) y la solución de la «comunidad del software libre» me decían lisa y llanamente «jodete por tener comprar un mother con una tarjeta de vídeo de mierda», siempre educada la comunidad.

Durante mas de un año use Ubuntu virtualizado en VMware, pero en ese periodo probé cuanto Linux e Unix se me curso por delante: Kubuntu, Fedora,  Debian, Mandriva, eLive, FreeBSD, BackTrack, Open Solaris y un largo etc, estos son los que recuerdo ahora, todos con el mismo problema salvo Solaris que de video andaba fabuloso en LiveCD pero cuando lo instalaba en el 99% siempre daba un error y se cortaba la instalación y no era el CD.

Finalmente alla por 2009 instale Ubuntu después de desembolsar en una tarjeta de vídeo digna del pingüino, digna y aprobada!!! aunque Ubuntu duro solamente un par de meses hasta que me sentí incomodo y salte a Debian 5.0 y de ahi en adelante siempre he usado Linux, pasando de Debian a Mint, luego a Fedora, OpenSuse y nuevamente a Debian, hoy después de 8 años y contando, sigo feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *