Una de las cosas mas molestas de Gnome es lo lento que se torna el sistemas algunas veces, cuando uno analiza el motivo se da cuenta que algo satura la lectura/escritura del disco esta por las nubes.

El primer síntoma tras el inicio de sesión el sistema queda lento durante varios minutos, esto se debe principalmente a la cantidad archivos que se leen y las aplicaciones que se cargan en el inicio que leen y/o escriben en el disco, como puede ser la sincronización de Dropbox, hasta que termina el sistema esta lento, sin embargo no es culpa de Dropbox en realidad.

No solo al inicio ocurre sino que básicamente ocurre siempre cuando se leen y escriben carpetas con muchos archivos pequeños y el culpable es: Tracker , un subsistema de Gnome que se encarga de indexar archivos, no anode mucho en lo que hace o para que sirve porque los problemas que genera superan cualquier beneficio, lo mejor es desactivarlo.

Hay varias maneras de desactivarlo, en algunas se recomienda la desinstalación de los paquetes, el problema en algunos sistemas también se lleva por delante paquetes importantes de Gnome y del sistema por lo que la mejor manera de des habilitarlo es desde una consola ejecutar lo siguiente:

systemctl --user mask tracker-store.service tracker-miner-fs.service tracker-miner-rss.service tracker-extract.service tracker-miner-apps.service tracker-writeback.service

Luego de reiniciar el sistema tracker ya no se ejecutara, también podemos matar los procesos con kill o killall

Hay un ultimo paso que no probe y fue ejecutar esto:

tracker reset --hard

El problema es en varios lugares afirman que puede generar perdida de información, no especifica a que se debe ni que tipo de datos eliminara ni nada, opte por no ejecutarlo, si alguien se anima (backup de por medio) me lo deja en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *