He estado usando Gnome en mi trabajo luego de mucho tiempo, aunque no es por elección,  la empresa trabaja 24 horas así que otros compañeros en otros turnos usan el mismo pc por eso para mantener una uniformidad usamos Fedora en todos los equipos, luego cada uno personaliza lo que quiera en su sesión de usuario, pero el cambiar de entorno o de distro no es una alternativa.

Si bien por el blog ya saben que soy fanático de Debian el uso de Fedora no me represento problema por el hecho que la use durante algún tiempo hace algunos años, por lo que el sistema de paquetes, la filosofía, la estructura y el orden de Fedora por decirlo de alguna manera no son desconocidos.

Lo que si requirió un poco de adaptación fue Gnome, durante muchos años use Gnome 2 que era simplemente genial y lo continué usando hasta que Gnome 3 empezó a tomar forma y ya se veía lo malo que iba a ser, muchos se acordaran de las polémicas alrededor de los cambios drásticos que hubo, en mi caso no me gustaron nada y antes de que Debian hiciera el cambio de 2.x a la versión 3 fue que empece a buscar alternativas y di el salto a KDE,

En ese entonces cambie a KDE 4 que era realmente genial en todo aspecto, luego el cambio a KDE 5 tampoco fue de mi agrado, me lleve una decepción aunque lo continué usando, en lo personal creo que se perdió bastante sobre todo en estética y estabilidad aunque no estamos para hablar de KDE sino de Gnome 3

Desde la primeras versiones de Gnome 3 evoluciono y mejoro aunque lo hizo en base a extensiones o plugins que permiten hacer lo que el entorno no hace aunque debiera.

Hoy dia el entorno recién instalado y sin plugins continua siendo la misma porquería inusable que en sus comienzos aunque mas estable, para agregarle las funciones básicas y un mínimo de personalización hay que agregarle numerosos plugins que lo vuelven inestable debido a que muchos de estos plugins están lejos de estar debidamente programados y depurados.

Un grave problema para trabajar fluidamente es la falta de una barra de tareas adecuada, si solo tienes un programa abierto al mismo tiempo no tendrás problemas pero si eres multi-tarea y tienes 10 aplicaciones abiertas al mismo tiempo te vuelves loco encontrando la ventana correcta al cambiar, continuamente perderás alguna y abrirás nuevamente la aplicación y terminaras con varias instancias de la misma, el no ver todas las ventanas abiertas al mismo tiempo realmente me complica el trabajo porque no se si esta abierta, si la cerré o que paso con ella.

Una solución es instalar una extensión de taskbar, probé al menos 5 que no funcionaron antes de encontrar una que funciona a medias y con esa me tuve que quedar, ¿Porque digo que funciona a medias? Bueno, porque falla en algo básico y ridículo, si abro mas de 9 ventanas la décima en adelante quedan fuera de la pantalla porque el plugin asigna un ancho fijo a cada tarea y no tiene tope en el limite de la pantalla, sigue agregando ventanas sin importar el ancho, otra falla importante que por suerte solo me pasa con una aplicación nada mas, el problema  es que teniendo una sola instancia de esa aplicación me agrega 3 tareas en la barra, 2 no me deja cerrar, lo malo es que se trata de Filezilla que la solemos usar seguido.

La usabilidad general es pésima, el cambiar de una aplicación a otra es una tortura, el no poder saber que hay abierto y que no de una forma rápida es anti productivo (sino tenemos taskbar), el necesitar de extensiones de baja calidad para tapar carencias básicas del entorno es inaudito,  las opciones de configuraron bastante limitadas y un pésimo administrador de archivos ponen la frutilla en la torta a un entrono que nunca debió ver la luz.

Todo eso y mucho mas me hacen pensar que hice bien es escapar hace años de Gnome pero me hace preguntarme no solo en que están pensando los desarrolladores de Gnome cuando parieron esto, sino algo mucho mas importante:

¿En que mierda están pensando las distribuciones cuando colocan a Gnome como entorno por defecto en sus distros?

Teniendo muchos años de experiencia junto a GNU/Linux me llevo semanas configurar el escritorio para que fuera medianamente usable, semanas resolviendo problemas y tapando falencias de todo tipo, para un novato es simplemente una barrera infranqueable, que genera frustración y rechazo hacia GNU/Linux, sin duda GNOME es la peor publicidad que le pueden hacer a GNU/Linux al proporcionar una mala experiencia de usuario.

Probablemente en  muchos casos se use solo porque viene por defecto y miedo o desconocimiento a las alternativas, mas vale mal conocido que bueno por conocer, vaya uno a saber, sobre gustos no hay nada escrito y convengamos que algunas alterativas tampoco son demasiado atractivas sin embargo me cuesta creer que consideren GNOME una buena alternativa como escritorio por defecto ¿Ustedes que piensan?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *